Así fue el VI Festival Errante

28 Abr

Pasa, siéntate y pongámonos serios. La asociación Rockupo necesitaba un impulso. La escena alternativa sevillana está amenazada por todas partes y sombras se elevan en el este. Por suerte, al sonar el cuerno de batalla han acudido decenas de amigos para pasar una buena noche haciendo lo que mejor sabemos hacer: disfrutar de un gran concierto escuchando música MUY alta.

La cita fue en la Sala Holandés Errante, donde desde bastante temprano ya había reencuentros, abrazos y mucho buen rollo.

10259296_736509616400333_8628911398109309652_o

El menú para la noche incluía tres bandas de versiones y algún tema propio de varios estilos diferentes. El orden fue: Lander, Sickover y Klandestino. Este tercer grupo entró a última hora para sustituir a nuestros viejos amigos de Itálica, cuyo cantante está enfermo. Desde aquí te decimos un cariñoso: “¡Ponte bueno hombre!”

A las 22,06 subió nuestro compañero Cano a presentar a Lander. Nuestro showman particular y guitarrista de los Gallagher es tan grande que tuvo que agacharse para hablarle al micro. Dicho ésto, sonaron los primeros acordes de una banda influenciada por artistas como Foo Fighters, Muse o HIM.

Lander suena y te pega en el tímpano. Dos guitarras muy efectistas, un bajo muy guapo y una batería que suena realmente bien. Tras un llamamiento al ánimo rockero de la sala, Foo Fighters entró en el Holandés Errante. Venían acompañados de Muse y otros. Lander engaña. Parecen experimentados pero la realidad es otra: tienen sólo un concierto encima como grupo y allí estaban dándolo todo. El momento lento llegó con Lonely Day de System of a Down, quedando todavía tiempo para los bises.

El segundo grupo vino precedido de la presentación de Cano y de la canción de Heisenberg (Los cuates de Sinaloa) de la serie Breaking Bad. Sickover había causado expectación, ya que habían anunciado un repertorio especial cargado de clásicos del metal. Cumpliendo su palabra, comenzaron con Paranoid de Black Sabbath (pero la versión de Megadeth, según me comentaron los expertos) a tope. El ambiente de hermandad es evidente, la mayoría nos conocemos. Para eso es esto una asociación. El siguiente tema es de Metallica, donde Iván, el vocalista se dejó las cuerdas… vocales, valga el pleonasmo. Entre canción y canción, charla al público: “Somos el grupo de los parones. Tenemos más parones que un paso de Semana Santa.” como sorpresa Iván invito a subir a nuestra socia Inés, su novia, para que todos cantásemos el cumpleaños feliz para ella. Felicidades, amiga.

La siguiente fue un clasicazo, Transylvania de Iron Maiden, un tema instrumental que provocó un pogo precioso. Yo lo viví demasiado. Ante el resultado, la siguiente también fue de los Maiden, nada menos que The Wicker Man. Partiendo cuello y coreando la canción estaba el público oiga. En el siguiente parón “cofrade”, se tuvo un momento de recuerdo a los Itálica, que estaban de baja por enfermedad, y de paso por Tito Vilanova, fallecido aquel día. Dicho ésto se subió un colega para ayudar a tocar Rebellion in Dreamland de Gamma Ray. Todo un despliegue.

Tras consultar al público entre tocar algo de Megadeth o de Los Chichos, el pueblo sentenció: Megadeth. Yo pedí los Chichos pero mi súplica no fue oída. En consecuencia, Tornado of Souls retumbó en el Errante, seguida de Dr. Stein de Helloween. El colega que había subido al final soltó un “gracias a Sickover por darme la oportunidad de estropear este pedazo de tema”. Tras pedir otro aplauso para nuestros amigos de Itálica, seguimos con la fiesta. Nada menos que con Iron Fist de Motörhead.

El momento álgido de la noche llegó cuando Iván pronunció las palabras mágicas: “¿Tenéis miedo a la oscuridad?”. Era lo mejor que podía decir. El público se unió a los coros y cantó la canción de principio a fin. El pogo fue instantáneo y el público lo dio todo. A la salida alguno soltó un “con esta canción me he puesto palote”. No era para menos. Las dos últimas fueron de Metallica: Seek and Destroy y finalmente Battery con todo el público sano chocando como átomos en un pogo épico.

El tercer toro de la corrida se llama Klandestino. Un grupo joven que acudieron raudos a sustituir a Itálica. Desde que subieron al escenario ya nos avisaron de que su estilo es diferente. Para empezar iban a aportar temas en español. Wert estaría orgulloso. Por otra parte, traen un repertorio más pop rock y menos metal que dio un soplo de aire fresco al Errante. Incluyeron una versión de Hot and Cold muy simpática en la lengua en Cervantes. Sus temas provocaron que las parejas comenzaran a bailar rock and roll como en un musical. Como dice una amiga mía: “yo iría a discotecas si hubiera vivido en la época de mis padres”.

También hubo lugar para las canciones lentas y para algunos clásicos del pop, como Muñeca de Trapo de La Oreja de Van Gogh o Wrecking Ball de Miley Cirus. Faltó una bola colgando del techo, pero bueno. Para la siguiente ocasión.

En suma, una noche de reencuentros, risas, fotos, cerveza, humor negro y buena música a todo volumen. Muchas gracias al trabajo de las bandas, a la entrega del público y al Holandés Errante. Y tú, si te perdiste este repaso a la historia del rock de los últimos años y te arrepientes de haberte quedado en casa viendo series en tu portátil un viernes por la noche, ponte en contacto con nosotros a través de Twitter (@Rockupo) o Facebook (Asociación de Rock) para estar enterado del próximo guateque. ¡Hasta siempre y que la Fuerza os acompañe!

Por: @manu_corleone

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: